CONECTADOS Y EN CAMINO

Oración del viernes


Viernes 8


Resultado de imagen de ,manos abiertas
Hoy Señor, queremos presentarte nuestro día con todo lo que viviremos, recibiremos y compartiremos…  Lo hacemos en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Rezamos:


Señor, no tienes manos,  tienes sólo nuestras manos para construir un mundo nuevo donde habite la justicia. 
Señor, no tienes pies,  tienes sólo nuestros pies  para poner en marcha a las personas por el camino de la libertad. 
Señor, no tienes labios, tienes sólo nuestros labios para proclamar al mundo la Buena Noticia de tu Evangelio. 
Señor, no tienes medios,  tienes sólo nuestra acción para lograr  que todos seamos hermanos.

Un pequeño silencio y eco del salmo escuchado
Oración final: Padre bueno, enséñanos a buscarte en todo los caminos. Ayúdanos a ponernos en marcha, a salir a la intemperie. Acompaña nuestros pasos, ilumina nuestras noches, colma nuestra sed. Tú sigues presente, amando este mundo hermoso pero golpeado. Volvemos a Ti, Señor Jesús para conocerte más, para amarte más, para seguirte más, para aprender, contigo, a responder a la llamada que resuena en cada ser humano. Lo hacemos juntos, como Iglesia fraterna y plural, iluminados por tu Espíritu. Que El alimente, en nuestro corazón un fuego llamado a encender la tierra con la pasión  de tu evangelio.


Jueves


Jueves 31
La Visitación de María a su prima Isabel
Del Evangelio de Lucas (1, 39-50)

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.                                                                        
Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?                                
Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!                      
Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,  porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.                                                          
            Palabra de Dios

Oración
Te pedimos, Madre de Dios y Madre nuestra  que seamos portadores de paz.
Que nuestra mirada sea limpia y clara.
Que nuestros labios pronuncien palabras de optimismo y esperanza.
Que nuestros pasos  se dirijan hacia el bien.
Que nuestras manos sean generosas para dar y prudentes para recibir.
Que nuestra vida sea luminosa y generosa como la tuya.
Que seamos hombres y mujeres para los demás.


Reflexión.
MARÍA nos enseña que el secreto de la felicidad, para estar uno  contento y satisfecho, está en ayudar y servir a los demás.
“Tan pronto como María sabe que Isabel está embarazada y necesita su ayuda, se pone en camino hacia su casa”  (Lucas 1, 39-40)
Porque la alegría está en dar, en ayudar, en servir… ¿Recuerdas lo bien que te sentiste cuando ayudaste desinteresadamente una vez? Piensa en las personas que puedes ayudar hoy.
Y terminar con  una oración a María, todos juntos.

AVEMARÍA
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.